Thursday 13 December 2018
Home      All news      Contact us      English
elpais - 7 days ago

Una transparencia con mal olor  

El gran capital usurero, estafador y evasor de impuestos anda desnudo. Como en el cuento de Christian Andersen, fue un gesto popular el que lo desvistió.  Un grupo de ciudadanos fue a hacer una petición al Ministerio de Hacienda –perdón, quise decir a la cueva donde se oculta Alí Babá- y le negaron una información que debe ser del dominio público.  Como se la negaron, fueron a la Sala IV y esta –que también es una cuna donde duermen los evasores- no pudo negar el derecho. Se dilataron todo lo que pudieron en entregar la lista.  La dieron a conocer justo después de haber aprobado la inconstitucional –declarada constitucional por la red de cuido de los ladrones-  Reforma Fiscal que tanto ha permitido traslucir las redes ocultas y siniestras con que el tricéfalo PLUSCPAC teje el traje con que tratan de cubrir el proyecto de acabar con el Estado Social de Derecho. Ellos, los del gobierno actual, ahora, se declaran abanderados de la transparencia. Ellos, los mismos que ocultaron esa lista durante decenios. Ellos, los mismos que le negaron al bloque sindical cualquier posibilidad de diálogo. Ellos, los mismos que se negaron, reiteradamente, a abrir un diálogo multisectorial acerca del problema fiscal. Ellos, los mismos que han acusado de mil maneras diferentes a los sindicalistas y a los huelguistas. Ellos, los mismos que descalificaron e invisibilizaron la propuesta sindical porque tocaba de fondo el problema del déficit y no solo tocaba el problema, DABA LA SOLUCIÓN AL DEFICIT FISCAL. Ellos, los mismos que están tratando de despedir educadores porque han estado durante meses DEFENDIENDO LOS DERECHOS HUMANOS. Ellos, los mismos que han retorcido de las maneras más siniestras la legislación laboral de este país. Ellos, los mismos que han deteriorado los servicios públicos y luchan por deteriorarlos aún más. Ellos, ahora, sí son “transparentes” porque tuvieron, obligados, que publicar la lista de los listos. Ellos, los mismos que, después de verse entre la espada y la pared, decretan una AMNISTÍA para que los grandes estafadores se pongan al día. La marca PAC se seguirá cotizando en la bolsa electoral de valores pero ya perdió toda posibilidad de caminar por la ética y la moral pública. ¡Pueden proclamarse transpa sin embargo, chorrean fango y peores elementos por todos los costados! (*) Isabel Ducca D.

Related news

Latest News
Hashtags:   

transparencia

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources