Friday 23 April 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
elpais - 2 month ago

Estrategia italiana contra el covid-19: militares y producción nacional de vacunas

Roma, 4 mar (Sputnik).- En medio de un nuevo rebrote de contagios, el Gobierno italiano recurre a la ayuda de los militares para acelerar la vacunación y planea lanzar la producción de los fármacos anticovid en el territorio nacional. Después de una relativa disminución de los contagios en las primeras semanas de 2021, las nuevas cepas del covid-19 volvieron a empeorar la situación epidemiológica en Italia. El índice de transmisión del virus ya supera 1 y en algunos territorios incluso alcanza 1,25, lo que indica una propagación bastante rápida. Aún más preocupante es el aumento de los pacientes en las unidades de cuidados intensivos, que ya son más de 2.400 en comparación con los 2.000-2.100 de hace unos 15 días, con lo cual cabe esperar un aumento de los decesos por la enfermedad en las próximas semanas. Estas condiciones ponen a dura prueba al nuevo Gobierno italiano encabezado por Mario Draghi. Su primera reacción fue la de emitir un nuevo decreto que extiende las medidas restrictivas en vigor hasta el próximo 6 de abril, y mantiene la división del país en diferentes zonas según la gravedad de la situación epidemiológica. Militares contra el virus Pero por sí solos los decretos no bastan. Uno de los instrumentos a los cuales recurre el Estado italiano para acelerar la vacunación es el Ejército, que está involucrado en la lucha contra la enfermedad desde el principio de la pandemia. El pasado octubre las Fuerzas Armadas lanzaron la operación Igea para facilitar a los ciudadanos someterse a la prueba del covid-19. Actualmente en todo el territorio nacional están presentes 142 equipos que ofrecen a los ciudadanos la posibilidad de realizar el test y otros 13 se preparan para entrar en el campo. Desde finales de diciembre los militares también contribuyen a la campaña de vacunación. Las primeras dosis de la vacuna de Pfizer que recibió Italia llegaron al aeropuerto militar de Pratica di Mare, cerca de Roma, que sigue siendo hasta ahora un importante centro de almacenamiento para los fármacos suministrados al país. Según explica el general Luciano Portolano en una entrevista al diario Il Messaggero, en los últimos dos meses los médicos militares participaron en la vacunación de los pacientes de las residencias de ancianos y de los hospitales civiles. También están dispuestos a intervenir en las escuelas u oficinas e incluso podrían efectuar la vacunación «de puerta a puerta». Además, con el nombramiento del general Francesco Paolo Figliuolo como comisario extraordinario para la emergencia del coronavirus, la coordinación de las actividades anticovid también pasa a las manos de los militares. En su nuevo cargo Figliuolo podrá aplicar la experiencia de gestión de emergencias que adquirió en zonas de conflicto, como Afganistán y Kosovo, así como a la hora de equipar las zonas de aislamiento para los italianos repatriados de Wuhan hace un año. Arsenal de vacunas Obviamente, lo primero para ir adelante con la vacunación son los fármacos. Italia se enfrentó con varios problemas de suministro de los medicamentos, con lo cual la solución más lógica consistiría en ampliar la lista de las vacunas empleadas. A los fármacos ya autorizados de Pfizer, Moderna y AstraZeneca podría añadirse, por ejemplo, la vacuna Sputnik V. Para eso debe recibir el aval de la Agencia Europea de medicamentos (EMA), la cual anunció este jueves que dará inicio a un proceso de «revisión continua» de los datos sobre la seguridad la calidad y la eficacia del fármaco ruso. Visto el rebrote de la pandemia en las últimas semanas, Italia podría seguir el ejemplo de Hungría y Eslovaquia que ya autorizaron la Sputnik V sin esperar la decisión de la EMA, lo que causó descontento en Bruselas. Sin embargo, es poco probable que el Gobierno de Mario Draghi, famoso por su firme apego a las ideas europeístas, siga por este camino. En las últimas semanas el Gobierno también discute la posibilidad de producir las vacunas en el suelo nacional. Según informan los medios italianos, hay varias empresas que disponen de biorreactores y fermentadores necesarios para lanzar inmediatamente la fase de envasado y acabado de los fármacos anticovid, aunque aún se desconocen los nombres concretos de las compañías que podrían hacerlo. Además, para asegurar una mejor coordinación, el Ministerio de Desarrollo Económico está evaluando la opción de crear en Italia un polo para la investigación de los fármacos con inversiones públicas y privadas. Sin embargo, el proceso no promete ser rá las autoridades estiman que para iniciar la fabricación de las vacunas en el país se necesitan entre 4 y 6 meses. Italia se está acercando al umbral de 5 millones de inoculados y tiene buenas probabilidades para cumplir con el objetivo de llegar al 10% de la población vacunada (6 millones de personas) para finales de marzo. Sin embargo, la rápida propagación de las nuevas cepas indica que hay que acelerar el ritmo. En los próximos meses se verá si podrán con eso el rigor militar y las capacidades de las empresas farmacéuticas italianas. (Sputnik)


Latest News
Hashtags:   

Estrategia

 | 

italiana

 | 

contra

 | 

covid

 | 

militares

 | 

producción

 | 

nacional

 | 

vacunas

 | 

Sources