Friday 23 April 2021
Home      All news      Contact us      RSS      English
elpais - 2 month ago

Tribunal Supremo israelí reconoce conversiones al judaísmo no ortodoxas ¿qué significa?

Tel Aviv, 3 mar (Sputnik).-La corte aceptó la petición de 12 personas que se convirtieron al judaísmo a través de otros movimientos religiosos más liberales pero, a pesar de convertidos, su ciudadanía había sido negada por el Estado. ¿Por qué es importante? «En Israel los judíos, por el solo hecho de serlo, reciben la ciudadanía de manera automática, y yo me convertí al judaísmo porque entendí que esa era la única manera de verdaderamente formar parte de este país», explicó David Marcos a Sputnik. El proceso de conversión que siguió Marcos fue el del movimiento conservador. «No me fue nada fácil, había mucho que aprender del judaísmo, de los rezos, de las tradiciones, y lo hice todo a rajatabla. Para que luego viniera un funcionario de Interior y me dijera que mi proceso no servía…», explicó. Contó que su motivación era pragmática pero también emocional, ya que estaba enamorado de una israelí y amaba al país, tanto, que su plan es quedarse, tener hijos y criarlos como israelíes. El veredicto El Supremo dictaminó el lunes que el Estado debe reconocer las conversiones realizadas por el movimiento reformista y por el movimiento conservador, ambas corrientes liberales frente a la ortodoxia judía, como válidas para poder obtener la ciudadanía israelí. El veredicto se refería a dos peticiones enviadas en los años 2005 y 2006 por 12 personas que se convirtieron no por la ultra ortodoxia en Israel y cuya petición de ciudadanía fue denegada por el Ministerio del Interior. De los nueve jueces del Supremo, ocho se pronunciaron a favor de los solicitantes. En Israel la Ley del retorno explicita que cualquier individuo convertido en el extranjero puede inmigrar a Israel y obtener la ciudadanía de manera automática. La ley no distingue entre los convertidos con rabinos ortodoxos y los que lo han hecho con rabinos o rabinas conservadores o reformistas. El único requisito es que la conversión sea realizada en una «comunidad judía reconocida». Sin embargo, el veredicto del tribunal no atañe a esas personas, sino a un número pequeño de individuos que se han convertido fuera de la ortodoxia en Israel y que no son ciudadanos de Israel. Generalmente suelen ser las parejas de israelíes. La Ley de retorno indica que es suficiente que uno de los abuelos del solicitante sea judío para obtener la ciudadanía, así que el veredicto del tribunal es relevante en realidad para un 10 por ciento aproximadamente de los convertidos. Que no son ciudadanos sino residentes temporales. Y éstos no solo no son candidatos a la ciudadanía sino tampoco a los beneficios e incentivos que el Estado otorga a los nuevos inmigrantes. Ruptura del monopolio ultraortodoxo Para corregir esta torcedura, el Centro de Acción Religiosa de Israel, perteneciente al movimiento reformista, comenzó en 2005 el proceso legal que culminó esta semana, tras 16 años de batalla legal. La presidenta del Tribunal Supremo, Esther Hayut, dice en su sentencia que en los últimos 15 años el Estado solicitó repetidamente posponer la sentencia para resolver el asunto a través de la legislación. «Está claro que no hay posibilidad de acuerdo pactado y no hay un proceso legislativo a la vista. Por lo tanto, no nos queda otra opción que emitir un fallo», escribió Hayut. Sin embargo, también insistió en que este fallo no impide al parlamento legislar provisiones adicionales relativas a la Ley del retorno en el futuro. «Este es un caso civil», dijo la jueza: «Los solicitantes llegaron a Israel y pasaron un proceso de conversión en el marco de una comunidad judía reconocida y han solicitado unirse a la nación judía», escribió en su sentencia. El liderazgo religioso y político recibió la sentencia con mucho ruido: los partidos de derechas y los religiosos rechazaron de plano la sentencia advirtiendo interferencia del sistema judicial en cuestiones gubernamentales, mientras que los partidos de izquierda y liberales daban la bienvenida a la ruptura del monopolio ultraortodoxo como un triunfo de la democracia y tolerancia de las varias corrientes del judaísmo. Es un paso osado por parte del poder judicial, especialmente en la antesala a unas elecciones generales en las que el delicado asunto religioso hace inclinarse la balanza de pactos, decisiones y coaliciones. (Sputnik)


Latest News
Hashtags:   

Tribunal

 | 

Supremo

 | 

israelí

 | 

reconoce

 | 

conversiones

 | 

judaísmo

 | 

ortodoxas

 | 

significa

 | 

Sources