Saturday 15 August 2020
Home      All news      Contact us      English
elpais - 1 month ago

Hambre en El Líbano

Beirut, 4 jul (Prensa Latina) Comer proteína animal en El Líbano comienza hoy a ser una quimera para 50 por ciento de los ciudadanos por la devaluación de la moneda nacional y a su vez un aumento de los precios. Para Amer al Dahn, por ejemplo, comer carne parece un sueño; ni siquiera puede pagar el pan y depende del crédito del supermercado local para alimentar a su esposa y cuatro hijos en la norteña ciudad libanesa de Trípoli. Ya no podemos comprar carne o pollo. Lo más cerca que estamos de ellos es en revistas y periódicos , comentó con el humor característico de los libaneses al periódico capitalino The Daily Star. De 55 años de edad, al Dahn reside en una calle humilde del considerado centro urbano más pobre en el país de los cedros, remecido por la peor crisis económica y financiera en décadas. La vida se ha vuelto muy difícil con el dólar en alza y la libra libanesa en baja, mientras el Gobierno ha sido incapaz de encontrar una solución , apuntó. Los garbanzos, los frijoles y las lentejas, tradicionales en la mesa del libanés, quedaron fuera del alcance de quienes perdieron sus empleos por la deteriorada situación que se combinó con medidas de cierre ante la pandemia de la Covid-19. El director de la organización no gubernamental Care International, Boja Hoxja, indicó que suman cientos de miles de personas las que cayeron en la pobreza más aguda. Se requiere de una intervención internacional urgente , apuntó. Trípolí, una ciudad musulmana con predominio sunita, es el hogar de algunos de los políticos más ricos del país que, según sus pobladores, solo aparecen en el momento de las elecciones. Si no fuera por la ayuda de los vecinos, la gente moriría de hambre , acotó Omar al-Hakim, quien vive con sus seis hijos y su esposa en un apartamento de una habitación. El salario de 600 mil libras libanesas al mes que gana como guardia de seguridad ahora solo dura seis días, en tanto que antes del colapso monetario equivalía a 400 dólares y ahora a unos 60. Alimentos básicos como el azúcar, el arroz y las lentejas se convirtieron en artículos de difícil acceso, asegura. Esta semana, Hakim se vio afectado por un aumento de un tercio en el precio del pan subsidiado por el estado. Los domingos solíamos comer carne, pescado o pollo, pero nada de eso ahora , dijo. Un reporte del Banco Mundial emitido en noviembre pasado señaló que la proporción de libaneses en el umbral de la pobreza podría aumentar a 50 por ciento si las condiciones empeoraban y desde entonces, todo ha ido de mal a terrible.


Latest News
Hashtags:   

Hambre

 | 

Líbano

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources