Thursday 9 April 2020
Home      All news      Contact us      English
elpais - 14 days ago

Las virtudes de la cuarentena. (Un Zen casero)

Hemos tenido que aislarnos unos de otros e incluso dentro del hogar mantener una cariñosa distancia entre los miembros. Lo que no imaginaba era que el aislamiento traería aparejado un periodo de verdadera introspección, un tipo de “ZEN CASERO”, donde podemos en silencio conseguir muchas cosas en estos días. El principio fundamental del Zen es lograr aislarnos mentalmente de todo y de todos, por periodos de tiempo. Ya que usted, me imagino no es experto(a) en ZEN le explicaré algunos detalles, para que consiga sacar muchos beneficios espirituales y físicos en este periodo de aislamiento. El ZEN no es una religión, al menos no introduce ideas religiosas en nuestra mente, su origen fue la India, luego pasó a China y fue en Japón donde se perfeccionó, hace alrededor de dos mil años, pero su verdadera transformación fue en el Japón del siglo VIII. Las bases del Zen son tres: 1- Postura. 2- Silencio. 3-Respiración. La postura (preferiblemente mirando hacia la pared, buscando evitar las distracciones) es según uno lo desee, desde la posición de Lotto o de Medio Lotto, sentado sobre un Safú o cojín bajo las nalgas hacia la parte posterior para que se eleve el sacro y se rectifique la columna. La cabeza recta con el mentón ligeramente elevado, los ojos miran hacia abajo a un metro de nuestros pies haciendo un triángulo rectángulo. (La postura puede hacerse en una silla, donde nos sentamos recto, con la espalda recta y la cabeza con el mentón ligeramente elevado). Nuestras manos reposan su dorso cada una sobre el muslo del mismo lado y nuestros dedos pulgar y medio se tocan las yemas formando un círculo, hay otra manera pero no es necesaria. Ahora en silencio, evitando pensar en nada, con la mente en blanco, aunque tenderemos a dispersarnos pensando, deberemos evitarlo sin molestarnos por eso, hemos sido programados para vivir pensando conscientemente y le tenemos pánico al silencio interior, iniciamos la respiración: Respiración. Inhalamos el aire por la nariz y lo retenemos unos segundos 6 a 8, luego lo exhalamos por la boca despacio sin hacer ruido, y volvemos a inspirar. Tratar de que el aire sea inspirado hacia el abdomen, no hacia la parte superior del tórax, no es difícil hacerlo y puede probar a ver cómo se sale la panza al inhalar y se desinfla al exhalara: esto se llama respiración diafragmática. Seguiremos el ritmo inhalar- exhalar por un periodo de veinte o treinta minutos, evitando pensar en nada. Durante este silencio, algunos recomiendan repetir mentalmente un “Mantra”, una palabra que ayude a evitar pensar, el más recomendado es la palabra “MU”, pero puede ser otro elegido al gusto. La palabra acompañará el periodo de inhalación y el periodo de exhalación. Hay que evitar dormirse, porque este aquietamiento produce un estado tal de relajación, que frecuentemente el practicante se duerme. Al principio puede parecernos difícil pero después se convertirá en una rutina nuestra que nos ayudará en muchos momentos de nuestra vida. Espero que algo saquemos de la cuarentena. Suerte. (*) Dr. Rogelio Arce Barrantes es Médico.

Related news

Latest News
Hashtags:   

virtudes

 | 

cuarentena

 | 

casero

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources