Sunday 23 February 2020
Home      All news      Contact us      English
elpais - 8 days ago

Candidata a la OEA propone un «cambio urgente» de liderazgo para modernizar el organismo

Montevideo (Mesa Américas), 15 feb (Sputnik).- La candidata a la secretaría general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), María Fernanda Espinosa, dijo el viernes a Sputnik que es necesario un «cambio urgente» en el liderazgo del organismo para renovarlo y revitalizarlo. «Creo que existe una necesidad urgente de un cambio de liderazgo que permita renovar, revitalizar y modernizar la OEA», afirmó a esta agencia Espinosa. El 20 de marzo se decidirá quién liderará la OEA; actualmente hay tres candidaturas, la del actual secretario general Luis Almagro, de Uruguay, la de Espinosa, quien también fue presidenta de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y la del embajador de Perú en EEUU, Hugo de Zela. Para ganar la votación, prevista para el 20 de marzo en una Asamblea General, bastan 18 votos de los 35 Estados miembros (todos los americanos, aunque Cuba no participa). Por otro lado, Espinosa sostuvo que pretende hacer una «renovación programática» dentro del organismo, en el que se ponga en el foco de la atención temas sobre mujeres, indígenas, migrantes, personas con discapacidad, entre otros. Además, dijo que la sostenibilidad financiera de la OEA es «crítica» porque viene acarreando un déficit hace varios años. «La OEA por varios años viene arrastrando un estrés financiero porque no todos los miembros cumplen con sus cuotas pero también porque el número de mandatos de la organización ha crecido exponencialmente. Vemos por ejemplo que en el año 2016 se hace una revisión y se pasa de un número de alrededor de 2.000 mandatos a cerca de 90. Luego, en la última asamblea general, se vuelve a 600 mandatos de la organización, acordados por los Estados pero sin incrementos del presupuesto», señaló. Espinosa fue líder de distintos ministerios durante el Gobierno de Rafael Correa (2007-2017). Fue canciller de Ecuador entre enero y diciembre de 2007, ministra coordinadora de Patrimonio Humano entre 2009 y 2012 y ministra de Defensa entre 2012 y 2013. Además, fue la primera mujer de América Latina y el Caribe en ser elegida presidenta de la Asamblea General de la ONU y la primera embajadora de Ecuador ante Naciones Unidas en Nueva York. Pregunta:¿Cuáles son sus principales propuestas? Respuesta: Creo que existe la necesidad urgente de un cambio de liderazgo que permita renovar, revitalizar y modernizar la OEA. Mis propuestas están definidas en tres ámbitos. El primero es a nivel de la gerencia de la organización, que necesita una total renovación desde los sistemas informáticos que usa, que no han sido renovados últimamente, y también pasa por una renovación programática para que haya una agenda común a los Estados en temas específicos. El tercer ámbito tiene que ver con un código de ética que estoy planteando firmar una vez que sea elegida secretaria general. Tiene que ser un código que recoja cuáles son las responsabilidades de un secretario general, que tienen que ser servir a los Estados, asesorarlos y ofrecer toda la información imparcial técnica y de calidad para que sean los países los que tomen posiciones. Además, quiero fijar un compromiso de no optar por la reelección de mi mandato y tener un comportamiento ético para que no se haga uso de los recursos institucionales para fines personales. Además, la sostenibilidad financiera de la OEA es crítica. Tenemos una organización que viene acarreando un déficit por varios años y que tiene una gran fragilidad financiera y administrativa. La OEA por varios años viene arrastrando un estrés financiero porque no todos los miembros cumplen con sus cuotas pero también porque el número de mandatos de la organización ha crecido exponencialmente. Vemos por ejemplo que en el año 2016 se hace una revisión y se pasa de un número de alrededor de 2.000 mandatos a cerca de 90. Luego, en la última asamblea general, se vuelve a 600 mandatos de la organización, acordados por los estados pero sin incrementos del presupuesto. Está muy claro que está la necesidad de una construcción de una agenda compartida que refleje derechos humanos, fortalecimiento de la democracia, desarrollo integral y seguridad multidimensional. El gran paraguas es recuperar el diálogo, despolarizar la organización, hacer que la organización sea eficiente y transparente y que responda a las grandes necesidades del hemisferio. P:¿Qué faltas éticas usted cree que han tenido los anteriores secretarios generales? R: El artículo 118 de la carta de la OEA establece que en el cumplimiento de sus deberes el secretario general no solicitará ni recibirá instrucciones de ningún Gobierno o autoridad ajena a la organización. Además, el secretario general no puede promover ninguna posición personal, ni interés de ningún grupo social o partidista. El rol del secretario general tiene que ser imparcial. P: Algunos políticos han criticado al actual secretario general Luis Almagro diciendo que ha tenido una postura imparcial al frente de la OEA. ¿Cómo usted evalúa la gestión de Almagro? R: Creo que son los propios estados los que tienen que valorar eso. Pienso que un secretario general tiene que ser un puente de diálogo, un generador de acuerdos y consensos, una persona que sea vista como referente de los 34 estados miembros. Es imprescindible que haya un secretario general que actúe de manera imparcial. Tengo la convicción que tiene que ser así, como presidenta general de ONU lo pude probar, mostré que se pueden construir acuerdos y consensos con las mayores adhesiones posibles. Entiendo bien que vivimos en un escenario y un contexto complejo en el hemisferio, que hay que luchar y trabajar mucho. Tenemos que hacer un esfuerzo colectivo para alcanzar acuerdos que incluyan al mayor número de Estados posibles. A veces el consenso no necesariamente es unanimidad pero ese procesamiento de las diferencias solo es posible cuando un secretario general no toma posición sino que facilita el diálogo de manera constructiva, con la información, porque el rol de asesor que tiene el secretario es fundamental. P:¿Pero cuál es la evaluación que hace de Almagro? R: Me parece que no me corresponde a mí evaluarlo. Creo que la evidencia está frente a nosotros. Creo que hay una coincidencia. Yo he hablado con muchos jefes de Estado, de Gobierno y cancilleres en estas semanas y creo que hay una constancia de que tenemos un hemisferio polarizado, tenemos un déficit de diálogo, de capacidad de procesamiento de las diferencias y creo que para eso se necesita una persona que lo sepa hacer bien. He probado durante mis 30 años de carrera que eso es posible. Por ejemplo, la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU fue un tema súper polémico y logré que se llegara a un acuerdo que represente y refleje una amplia mayoría. Para eso yo era vista como una persona que no tenía agenda personal, imparcial. Creo que eso es lo que estoy ofreciendo traer a la OEA sin ingenuidad, con gran pragmatismo. Mi eslogan es construir unidad en la diversidad, reconocer las diferencias, procesarlas y construir una agenda común. Estoy convencida que son muchos temas más los que nos unen que los que nos separan. P:¿Entonces se puede decir que la OEA en los últimos años no ha logrado procesar las diferencias y la polarización entre los países? R: Es bastante claro y evidente cuando vemos los patrones de votación de la organización. Siempre son mayorías muy apretadas, hay muchos países que no se sienten integrados en la discusión pero eso también pasa cuando una organización se vuelve monotemática y cuando olvida que necesita cumplirles a los Estados. Por eso estoy planteando realmente principios o lineamientos de trabajo que se basen en el respeto de la soberanía de los Estados y en la igualdad soberana entre los países, esa es la magia de multilateralismo. Cada país ocupa un asiento, tiene un micrófono para hablar y todas las voces son igualmente importantes. Por ejemplo, para los países del Caribe y los Estados costeros de América Central la agenda de desarrollo es de vital importancia y el cambio climático es un tema de supervivencia. Hay una agenda de seguridad hemisférica que nos une a todos. Todos queremos combatir el crimen transnacional organizado. Todos queremos combatir el tráfico ilícito de drogas y la trata de personas, todos queremos una agenda de igualdad entre hombres y mujeres. Ese tipo de temas han sido dejados de lado en la organización. Desde ahí se puede construir unidad, respetar nuestras diferencias y procesarlas. P:¿En qué tema usted cree que la OEA ha sido monotemática? R: Me refiero a que gran parte de la energía política de la OEA se ha destinado al asunto de Venezuela, no hay que desconocer que el tema venezolano es de alta preocupación, es muy complejo. Para que realmente pensemos en una salida efectiva, creo que hay que bajar la tensión, poner el tema de Venezuela fuera de los reflectores y hay que darle una atención seria, inclusiva. No creo que hayamos sido exitosos en el tema de Venezuela. Como la OEA no ha logrado destrabar, hay asociaciones que se han formado como el Grupo de Lima y el Grupo de Contacto (de Montevideo). Hay una serie de esfuerzos sin lograr resultados efectivos. Hay que evaluar esos esfuerzos y replantear la estrategia. No podemos repetir lo mismo y esperar un resultado diferente. Hay que retirar las pasiones y pensar en el pueblo venezolano, más allá de la polarización política. Realmente tenemos que hacer un sobrevuelo pragmático y reemplazar la estrategia: que es el diálogo y los medios pacíficos. Además, creo que hay que refrescar la agenda. Se debe afinar y mejorar nuestros sistemas de observación electoral para fortalecer las instituciones en nuestros países, hacer un trabajo preventivo a institucional. El plan de acción de pueblos indígenas, ahí tenemos una gran deuda. Estamos en medio de la década de los afrodescendientes y tenemos herramientas para avanzar. Además, tenemos la convención de las personas con discapacidad. El otro tema que es fundamental y sobre el cual hay un mandato de la organización es el trabajo a inmigrantes y refugiados, no hay otra plataforma más adecuada porque todos los países del hemisferio somos países de origen, tránsito u origen de la migración. Hay que consolidar una agenda de trabajo para tratar este tema. Finalmente debemos darle más fuerza a la agenda de igualdad, que me ha venido acompañando por varias décadas. Propongo un observatorio hemisférico sobre la participación política de las mujeres y analizar la posibilidad de implementar una ley generada por la OEA en contra de la violencia política a la mujer. Otro tema es la igualdad económica y salarial de las mujeres y realizar una gran cruzada en contra de todas las formas de violencia y discriminación a las mujeres. Hay mucho trabajo que hacer, están las capacidades instaladas, pero se necesita un liderazgo político. Espero ser la próxima secretaria de la OEA, porque sería la primera mujer en 71 años de la historia de la organización y creo que ya es tiempo para nosotras, las mujeres. (Sputnik)

Related news

Latest News
Hashtags:   

Candidata

 | 

propone

 | 

cambio

 | 

urgente

 | 

liderazgo

 | 

modernizar

 | 

organismo

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources