Sunday 5 July 2020
Home      All news      Contact us      English
elpais - 1 month ago

Centroamérica, dividida entre el desconfinamiento y una cuarentena que nunca existió

Ciudad de Panamá, 30 may (France24.com).- Mientras que Panamá, Costa Rica y Honduras avanzan en sus planes para desescalar el aislamiento, en El Salvador las Ramas del poder no llegan a un acuerdo y los gobiernos de Guatemala y Nicaragua siguen sin decretar un confinamiento total. El primero de junio es una fecha clave para el desconfinamiento en Centroamérica. Ese día se espera que casi la mitad de los países de la región avancen en con la reactivación de su economía, tal como ya lo anunciaron Panamá y Costa Rica, y como se estima que pase en Honduras. Este panorama contrasta por completo con Nicaragua y Guatemala, los únicos que no han declarado una cuarentena total desde el inicio de la pandemia y que, por ende, no tienen medidas de desconfinamiento. Mientras que El Salvador está en la mitad de los dos mundos, con un Parlamento intentando votar una ley para especificar las fases de reapertura y una Presidencia intentando extender la cuarentena al menos dos semanas más. Panamá y el desconfinamiento Aunque su desescalamiento comenzó el 13 de mayo, con el regreso del comercio electrónico, la jardinería y la pesca, entre la próxima semana Panamá dará un paso grande: levantar la cuarentena. De todos los territorios centroamericanos, es el que más casos de Covid-19 tiene, 12.131, a pesar de ser el segundo menos poblado de la región. También fue uno de los países pioneros en restringir la salida dependiendo del género y en poner fuertes restricciones, como limitar los permisos únicamente a dos horas y prohibir todas las actividades los domingos. Pero, desde el primer día de junio, el panorama cambiará radicalmente. Las restricciones por género, los límites de dos horas y la cuarentena total de los domingos serán eliminados y solo quedará en pie el toque de queda desde las 19:00 hasta las 5:00. Además, el gobierno permitirá el regreso de más sectores de la economía. La estrategia liderada por el presidente Laurentino Cortizo fue dividir las empresas en seis bloques para emprender la llamada “ruta hacia la nueva normalidad”. El primero de ellos ya fue liberado desde mediados de mayo y, ahora, el segundo bloque incluye la construcción, la industria, una parte de la minería, las iglesias, los parques y las actividades deportivas al aire libre. Las fechas de los próximos cuatro bloques dependen de cómo avance el Covid-19 en Panamá. Lo que sí ha revelado el gobierno es que en el tercero reabrirán el comercio, los salones de belleza y los centros comerciales. En el cuarto, el turno será para el transporte aéreo, los hoteles y los restaurantes. Con el quinto se reanudan los cines, la educación, las ligas deportivas y los gimnasios y, en el último bloque, se permitirían los conciertos, las ferias y las fiestas en discotecas. Costa Rica también dará su siguiente paso el primero de junio Hasta hace pocos días no era claro qué pasaría con el confinamiento en Costa Rica a partir de la próxima semana. Pero, ahora, el ministro de Salud, Daniel Salas, expuso todos los detalles del plan oficial. El primero de junio, Costa Rica abrirá los gimnasios, museos, restaurantes y la mayoría de hoteles con la condición de que estén hasta en un 50% de su capacidad. Esto se suma a las playas, los parques nacionales y las actividades físicas que se permiten desde el 16 de mayo. El gobierno de Carlos Alvarado continuará con un plan en el que se esperan otras dos etapas. El 19 de junio, el desconfinamiento sigue con la liberación de las tiendas, las iglesias, los cines y los bares también con la mitad de su aforo y, finalmente, el 11 de julio se llevará a cabo la última fase, con la reanudación de las clases y la apertura de todos los parques. Honduras le apunta al primero de junio, aunque con incertidumbre Este país todavía no comienza su desconfinamiento formalmente, lo que podría cambiar a partir del próximo lunes. Hasta ahora, el gobierno de Juan Orlando Hernández le ha apostado a hacer planes piloto por sectores y evaluar cómo impactará su regreso en la propagación del virus. El primer ejercicio fue la reapertura de dos restaurantes el 7 de mayo en Tegucigalpa, que fueron La Crepería y Coco-baleadas. Estos comenzaron a atender solo por domicilios y con autoservicio, mientras aplicaban 25 protocolos de seguridad para evitar el contagio. Ante los buenos resultados, el Gobierno siguió el experimento con más restaurantes y otros negocios como la banca, farmacias y salones de belleza. De esta manera se ha reabierto casi el 25% de todos los negocios del país. Ahora, el plan piloto continuará con los taxis en la capital a partir del primero de junio. Ese día podría marcar, además, el regreso de todas las actividades, como lo precisó a medios locales Carlos Madero, secretario de Trabajo y Seguridad Social. El funcionario explicó que, aunque aún no es seguro que ocurra, se estima que en Honduras no haya un desconfinamiento escalonado por sectores, sino que todos los negocios podrían volver a partir de la próxima semana. Los límites para evitar la propagación del Covid-19 serían la cantidad de trabajadores y clientes, pues Madero sostuvo que las autoridades planean mantener la cuarentena y las restricciones para que las personas salgan a la calle dependiendo del último dígito del documento de identificación. Además, los municipios se clasificarían en tres categorías dependiendo de la incidencia de contagios y densidad poblacional para decidir cómo sería el desconfinamiento. El desconfinamiento en El Salvador, una puja entre diputados y presidente Aunque entre la Asamblea Legislativa y el Gobierno intentan pactar cómo será la reapertura, el debate no está nada fácil. De tiempo atrás, el presidente Nayib Bukele y el Parlamento salvadoreño han tenido duras diferencias. Ahora las tensiones continúan, precisamente, por cómo se debería ejecutar el desconfinamiento. El consenso que hay hasta ahora es que la desescalada será en cuatro fases. La primera levantaría la cuarentena para casi todas las personas y se reabrirían las fronteras, pero solo para las repatriaciones. En la segunda fase se abrirían las iglesias, los restaurantes y las peluquerías. En la siguiente etapa, el turno sería para los centros de convenciones y los aeropuertos, y el cuarto bloque no está del todo definido. Lo que no han podido pactar el Legislativo y el Ejecutivo son las fechas de cada fase de la desescalada, cómo se formulará la segunda prolongación del estado de emergencia y hasta cuándo debería ir la cuarentena, tal como lo explicó en una rueda de prensa Mario Ponce, el presidente de la Asamblea. Lo difícil es que, en cada aspecto, cada quien se mantiene en sus posturas. El secretario privado de la Presidencia, Ernesto Castro, defendió ante el Parlamento que haya cuarentena total por lo menos durante 15 días más, porque cree que sin ella el Ejecutivo no tendría las herramientas suficientes para combatir el Covid-19. Y es que la Presidencia quiere comenzar el desconfinamiento el 13 de junio, mientras que la bancada de oposición dice que los empleados informales ya no aguantan más encierro y que, por lo menos, debería levantarse la cuarentena para ellos el 8 de junio. Contrario a llegar a un acuerdo, Bukele ha publicado trinos durante los debates en contra de la Asamblea, a la que acusa de querer enviar a los ciudadanos a “morir por decreto” con sus presiones por levantar la cuarentena. Guatemala y Nicaragua, las excepciones centroamericanas A diferencia del resto de sus vecinos, estos dos países no han decretado cuarentenas totales. En Guatemalasolo ha habido toques de queda desde el 22 de marzo. La medida comenzó prohibiendo las salidas desde las 16:00 hasta las 4:00 y luego, las restricciones pasaron de ser de las 17:00 a las 5:00. En los últimos dos fines de semana de mayo, el presidente Alejandro Giammattei declaró por primera vez un toque de queda permanente. Justo en medio de las medidas, el 24 de mayo, fue cuando más casos de Covid-19 se registraron en el país en un solo día, con 370 diagnósticos positivos, según el Ministerio de Salud. Esto llevó a que el mandatario sugiriera que, si los contagios diarios llegaban a superar los 500, podría haber un confinamiento total de al menos dos semanas. Dos cosas han pasado desde entonces. La primera, es que los reportes han caído hasta confirmarse 203 casos el 28 de mayo, para un total de 4.348. Lo segundo, es que la advertencia del presidente no caló nada bien en un sector del país que respondió con protestas desde los vehículos e incluso pidiendo la apertura total para volver a la normalidad del trabajo. En Nicaragua, el presidente Daniel Ortega descartó desde abril que fuera a declarar un confinamiento en todo el país, por lo que no se han suspendido ni las actividades deportivas, ni los eventos religiosos o culturales. Por el contrario, el mismo gobierno anunció por lo menos 2.000 eventos multitudinarios entre marzo y abril. Ortega defendió sus decisiones argumentando que el modelo pretende salvar la economía, tal como lo planteó en su ‘libro blanco’, que compara la estrategia con la de Suecia. Es así como los dos países no tienen ningún plan de desconfinamiento, pues son los únicos de Centroamérica que jamás declararon la cuarentena total.

Related news

Latest News
Hashtags:   

Centroamérica

 | 

dividida

 | 

entre

 | 

desconfinamiento

 | 

cuarentena

 | 

nunca

 | 

existió

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources